El proceso sumario de familia

abril 29, 2020 abogados, divorcio, spot

La paciencia procesal ha sido recompensada. Tras un largo paréntesis, parece que se aclara el panorama ante el cercano, esperemos, levantamiento de la suspensión de los plazos. Un nuevo procedimiento judicial en materia de familia nos ha traído el estado de alarma. El Real Decreto-ley 16/2020 de 28 de abril de 2020,  publicado en BOE del 29 de abril aprueba el denominado ‘procedimiento sumario en materia e familia’, un proceso que tiene como objeto facilitar el acceso a los Juzgados y Tribunales de todas aquellas demandas que se generen como consecuencia de la incidencia que el estado de alarma ha podido tener tanto en cuanto al desarrollo y ejecución de los regímenes de custodia y visitas se refiere como en cuanto a la eventual incidencia que haya podido tener en cuanto a la capacidad económica del obligado a pagar alimentos se refiere.

Ello significa que cualquier progenitor que se haya visto afectado por el ‘coronavirus’ en cuanto a la efectiva ejecución del régimen de custodia (por ejemplo, si los menores quedaron confinados con el otro progenitor) o en cuanto a la capacidad económica se refiere (bien por haber estado afectado por un ERTE, bien por no haber podido abrir su negocio o haber realizado su actividad empresarial, comercial o profesional) podrá acceder a este procedimiento a fin de que se compense o estabilice el régimen de custodia o bien al objeto de que se modifique, reduzca o suspenda la obligación de pagar alimentos. 

Al tratarse de un procedimiento sumario (en el que los trámites se reducen al mínimo y los plazos se comprimen)  los demandantes (teóricamente, luego veremos qué ocurre en la realidad) deberían obtener sentencia en un plazo muy breve.  De hecho la norma establece que en el plazo de diez días tras la presentación de la demanda (a la que habrá que acompañar una mínima prueba documental que acredite que concurren los hechos que permiten el acceso a este procedimiento) debería celebrarse la vista del juicio, debiendo la demandada contestar a la demanda en el propio acto del juicio. 

Practicadas las pruebas, el Juzgado habrá de dictar sentencia en el plazo de tres días, pudiendo dictar sentencia oralmente en el propio acto (sin perjuicio de que, posteriormente, habrá de documentar por escrito la sentencia). La sentencia que se dicte podrá ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial correspondiente.

En principio, teóricamente y sobre el papel, parece un procedimiento eficaz para resolver las premurosas situaciones que en materia de familia ha generado el estado de alarma, especialmente en cuanto a la reducción de los ingresos que muchas personas han sufrido, lo que sin duda influye en su capacidad de abonar las pensiones. Ahora bien, si el volumen de demandas es muy elevado, los Juzgados competentes para el trámite de estos procedimientos se verán colapsados y, al igual que ocurrió con los Jugados con competencia exclusiva para el trámite de los procedimientos de nulidad de las ‘claúsulas suelo’ la tramitación de los procesos se dilate, diluyéndose los buenos propósitos del juicio sumario.

El Real Decreto-ley 16/2020 ha previsto la habilitación de 20 días del mes de agosto de 2020, así como el trabajo de los Juzgados por las tardes y la celebración de algunos procesos judiciales por medios telemáticos, si bien en este momento desconocemos cuál será el efectivo alcance de tales medidas, que tal vez no pasen de ser buenos deseos. 

juan vives
Últimas entradas de juan vives (ver todo)

Aproximaciones. Comentarios y opiniones sobre cuestiones relacionadas con el Derecho de familia y el Derecho en general. Son meras expresiones de la opinión de su autor. Nunca consejos jurídicos, pues sólo se puede asesorar jurídicamente tras estudiar cada concreto supuesto.

CONSTRUIR